Seguidores

12 de diciembre de 2010

Que sí, joder, que le quiero!

Cuando estoy con él soy realmente feliz, cuando él me mira siento que no me mira como al resto de la gente, que me mira de otra forma, como a alguien especial. Cuando él me besa siento una explosión de sentimientos, cuando él me abraza siento que se para el tiempo, y eso es lo que realmente me gustaría que pasara, que todo se parara, todo menos él y yo, que cada segundo se convierta en minuto,que cada minuto se convierta en hora, que cada hora se convierta en día, que cada día se convierta en semana, que cada semana se convierta en mes, que cada mes se convierta en año y que cada año se convierta en una vida entera. Una vida entera junto a él, lógicamente. Que quiero que en cada paso que dé esté él junto a mí, agarrado de mi mano, sin querer soltarla en la vida. Todo eso porque siento algo más que amor por él, siento algo indescriptible.. Lo que más me asombra de todo esto, es que no tengo el valor suficiente como para decírselo a la cara, que me escondo detrás de páginas y páginas escritas en las que dicen todo lo que siento por él, pero todo eso no es suficiente, necesito saciar mi sed, necesito decirle a la cara que le quiero con locura, que quiero que esté conmigo toda la vida, ya que él se ha convertido en una vida entera para mí.
+ Te quiero.
- ¿Qué has dicho?
+ Pues eso, que te quiero.
- ¡Demuéstramelo, grítaselo al mundo!
+ Te quiero.
- ¿Por qué me lo has susurrado al oído?
+ Porque tú eres mi mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario