Seguidores

3 de enero de 2011

Se perdían entre besos..

Era una mañana de verano, hacía calor. Él le llamo a ella para pasar la mañana juntos, la echaba demasiado de menos. Ella fue. Él tenia una cita preparada: Película de amor en la cama abrazados. La película empezó. Los dos reían y hablaban, de vez en cuando se besaban. Ya iban por la mitad de la película cuando él la beso y ella no le dejó escapar. Los dos se besaban sin parar, apenas respiraban, la cama se estrechaba con ellos, mientras tanto, la pantalla del ordenador con la película seguía reproduciéndose. La película se acabó, pero ellos seguian besándose. Él apagó la pantalla del ordenador y le besó en los labios. Seguidamente él le preguntó a ella:
- ¿Quieres ir al salón a ver la tele?
+ No.
- Entonces, ¿Qué quieres?
+ Estar contigo.
Él sonrió. Se volvió a tumbar en la cama y la siguió besando. No se querían separar el uno del otro. Ella le quitó la camiseta y le beso en el cuello. Él, la miró, la beso en el cuello y siguió besándola hasta llegar al pecho.  Llegó la despedida. Él la acompañó hasta la puerta y se despidieron con un precioso beso. Una mañana que ninguno de los dos olvidarán. Ella, se sentía la persona más feliz del universo, tenía a alguien que le quería mucho y no paraba de sonreir como una tonta. Él, era feliz, y con solo mirarla sabía que había encontrado a la chica perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario