Seguidores

23 de enero de 2011

Odio que me mientas y que tengas razón, odio que alegres mi corazón, pero aún más que me hagas llorar. Odio no tenerte cerca y que no me hayas llamado. Pero sobre todo odio no poder odiarte, porque no te odio ni siquiera un poco, nada en absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario