Seguidores

19 de marzo de 2011

- Cuando dices adiós, cuando te despides de alguien que has querido y que aún quieres, la otra persona no lo entiende muy bien. Nadie entiende que dejes escapar a alguien que quieres. Pero a veces es mejor estar lejos de la gente que queremos para que esas personas sean verdaderamente felices. A veces es mejor decir adiós que llenar una vida de esperanzas perdidas. Las cosas no son siempre como queremos, que la vida es muy complicada.
+ ¿Qué quieres decir?
- Que esto ya se acabó, lo siento.
+ ¿Pero qué he hecho?
- No es lo que hayas hecho, pero tengo miedo de hacerte daño. Creo que esto no da para más. Todo lo que empieza acaba, y creo que esto acaba aquí.
+ ¡No! Por favor, no me hagas esto..
- A ver, no quiero ser el culpable de tus lágrimas, porque sé que algún día lo seré, no quiero verte sufrir, quiero verte feliz, quiero que sigas adelante, pero esta vez con alguien mejor a tu lado.
+  ¡Joder! Que te quiero muchísimo, y no te quiero perder.
- Sé que cuando me dé la media vuelta no querrás saber nada de mí, y que de quererme pasarás a odiarme, pero de verdad, sé que posiblemente esté cometiendo un error, pero hay que seguir adelante. Perdóname, en serio, lo único que quiero es que seas feliz.
+ ¿Pero no te das cuenta de que contigo lo soy?
- Lo siento, pero la vida es así, vienen y van muchos trenes, y muchas veces hay que decir adiós desde la ventanilla, y nunca es fácil decir adiós, a mí también me duele, pero las cosas son así. Espero que después de esto quieras que sigamos siendo amigos, de verdad, lo siento.
+ ¡Joder! No te vayas, por favor, quédate con migo.
- Adiós..

No hay comentarios:

Publicar un comentario