Seguidores

8 de marzo de 2011

Si en algún momento siento mariposas en el estómago cuando un chico me habla, sospecho que él es el hombre de me vida; cuando me besa, doy por hecho que me quiere como a ninguna otra quiere. ¡Tonta de mi! Tantas falsas ilusiones acaban haciéndome llorar. Que sí, que me hago demasiadas ilusiones y me acabo jodiendo; que si me hago demasiado pocas pierdo las oportunidades que se me presentan.. ¿Qué debo hacer si no sé medir la cantidad de ilusión perfecta? ¿Tengo que llorar cada vez que algo no salga bien? Estoy harta de cometer tantos errores. Ojalá supiera hacer las cosas bien a la primera. Ojalá no me cayera tanto. Ojalá fueran más fáciles las cosas. Ojalá.. Me encariño demasiado rápido, ¿y qué acaba pasando? Pues lo de siempre, a joderse y a aguantarse. Nada más. Así son las cosas.
"Crecer es darse cuenta de que la vida no es como quisieras que fuera; todo es mucho más complejo: responsabilidades, luchas, deberes, sonreir cuando no te apetece, mentir para no hacer daño a la gente que quieres, fingir cuando perfectamente sabes que te mienten... ¿Merece la pena hacer lo que se supone que debes más veces de lo que realmente quieres? ¿Por qué terminé haciendo lo que todos hacen si se supone que siempre me sentí diferente? He sido una cobarde disfrazada de valiente, siempre pendiente del qué dirá la gente, escondo mis miedos para parecer fuerte, pero ya no más, es hora de ser consecuente; porque, porque creo que lo he visto, amigo y... Quizás la clave para ser realmente libre sea reir cuando puedas y llorar cuando lo necesites. Ser honesto con uno mismo, centrarse en lo importante y olvidarse del ruido."
Creo que me queda mucho que aprender, todavía no he crecido lo suficiente; o al menos eso parece..

No hay comentarios:

Publicar un comentario