Seguidores

10 de abril de 2011

Eran al rededor de las doce de la mañana. Aquella pequeña cafetería estaba vacía. Ella entró. Pidió un café y se sentó en una mesa. Se acabó el café. Pidió otro. Dio un sorbo y le vio. Ahí estaba él, tan guapo como siempre, con una sonrisa difícil de borrar, con una mirada difícil de olvidar. Se sentó. Se miraron. Ella desvió la mirada.

- Hola cielo- Saludó él.
- Cariño, sé que posiblemente te esté quitando parte de tu tiempo, pero tengo que hablar contigo..
- ¿Qué pasa?- Se le aceleró el corazón.
- Tengo algo que decirte. No sé cómo explicarte lo que me pasa.. Es que es.. ¡Buf! No encuentro las palabras adecuadas..
- Cariño, cierra los ojos, respira, y dímelo, por favor, sin miedo, me tienes a tu lado para todo.
- ¡Que te quiero joder! ¡Que quiero que pases junto a mí todos los días de mi vida! ¡Que quiero un futuro junto a tí! Que yo no quiero que me traigas la luna, solo necesito tenerte a mi lado. Que no quiero que me hagas regalos, solo te quiero a tí. A nadie más.

 El camarero los observaba. Se hizo el sordo y se metió en la cocina. Todo se quedó en silencio. Él se levantó y se dio media vuelta. Ella lo detuvo.

- ¿A dónde vas?
- Tenía algo para tí, pero me has dicho que no quieres regalos y... Lo has jodido todo...
- No, lo que quería decir es que lo mínimo que te pido es que estés junto a mí y que no me faltes nunca, nada más.
- Pues entonces... Asómate por la ventana.

Ella, movió la cortina y miró. Sus ojos se inundaron de lágrimas. Tenía frente a ella una pared llena de flores que dibujaba un precioso "¿Quieres casarte conmigo?", y acto seguido él empezó a hablar.

- Cariño, sé que hay días para todo. Para reír, para llorar, para gritar, para callar, para sentir, para amargar, para saltar, para soñar... Pero hay un día que no quiero olvidar: El día que te conocí. Desde entonces te quiero tener a mi lado. Por eso, por todo lo que hemos vivido, por todo lo que has demostrado solo me pregunto eso... Si te casarías conmigo.
- Amor, me casaría contigo y me divorciaría para casarme otra vez contigo. Solo por revivir los momentos más felices de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario