Seguidores

29 de abril de 2011

Es curiosa, la vida. Cuando eres niño, el tiempo no acaba de pasar y luego, sin darte cuenta, tienes 50 años, y de la infancia, lo único que te queda cabe en una cajita oxidada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario