Seguidores

20 de abril de 2011

Recuerdos... Son muchos y siempre cruzan mi cabeza. Cobarde el que intenta olvidar, valiente el que recuerda y llora o sonríe. Porque un recuerdo marca nuestra vida. Siempre, miras a una persona, y te acuerdas de lo vivido junto a él o ella. Puede que a veces quieras llorar y que no lo hagas, simplemente parece que te averguenzas, pero la vida esta hecha de eso, de recuerdos, recuerdos que te hacen reír, llorar, que te hacen gritar, que te hacen fuerte, que te hacen madurar, recuerdos que te enseñan... Son todo recuerdos, pero nunca, por nada del mundo quieras olvidarlos. Un recuerdo, es todo lo bueno y todo lo malo, no hay que quedarse solamente con lo bueno, también hay que quedarse con lo malo, porque lo malo es lo que nos ha enseñado algo. Lo bueno nos hace disfrutar, nada más. Comerse la cabeza con los recuerdos no es del todo malo, cuando se piensa mucho en un recuerdo es porque ha dejado marca en uno mismo, ese tipo de recuerdos son los que te hacen pensar lo que pudo haber sido y no fue, lo que podía haber pasado si no hubiéramos reaccionado así, lo que hubiera pasado si hubiéramos pensado hacer las cosas de otra manera... Todo, todo eso nos hace madurar y aprender, puede que nos haga llorar pero en el fondo somos felices porque hemos vivido una nueva experiencia. Cometer errores no es malo, lo malo es no saber reconocerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario