Seguidores

15 de mayo de 2011

- Cuando me marché a París, me pediste que me olvidara de tí, que te borrara de mi mente, que tú harías lo mismo conmigo.
+ Pero nunca me tendrías que hacer caso, siempre me hago daño a mí misma porque pienso que puedo olvidar a la gente de un día a otro, pero no es así... Por favor, vuelve a mí...
- Lo siento, me pediste que me olvidara y en parte lo hice, después apareció ella y... Cambió completamente mis planes. Lo siento pero ya es demasiado tarde.

1 comentario:

  1. La cabeza olvida antes que el corazón. El corazón no obedece a ese tipo de órdenes... :)

    Un besito! ^^

    ResponderEliminar