Seguidores

7 de junio de 2011

Cuando quieres algo y lo sientes lejos de tu alcance, te obsesionas más con ello, porque si de verdad deseas algo, luchas hasta conseguirlo. Y después de haber luchado contra viento y marea, te quedan 2 finales:
   Asumir la derrota; era algo muy difícil e improbable, pero nunca imposible. Lo has intentado,  tanto esfuerzo sí quete ha servido de algo. Te ha enseñado a aprender y a madurar. También te ha enseñado un modo de no hacer las cosas.
   Disfrutar el momento. Lo deseabas y lo has conseguido. Este tipo de cosas te ayuda a seguir luchando por lo que de verdad quieres.
Realmente, si no luchas por todos y cada uno de tus sueños, nunca lograrás lo que quieres; ni siquiera una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario