Seguidores

30 de julio de 2011

Más sapos no, gracias;

¿Cuántos sapos tendré que besar para encontrar a mi príncipe? Estoy cansada de ser un juguete, de ser la tonta de turno a quien engañan. Quiero darme cuenta de quién importa realmente y quién no. Pero no soy capaz de hacerlo me engaño a mí misma pensando que quien realmente me gusta es el adecuado, y acaba siendo uno del montón. Si realmente alguien no siente un te quiero, ¿para qué lo dice? No tiene sentido gastar saliba en palabras sin sentimiento... ¿Cuándo se supone que aprenderemos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario