Seguidores

23 de agosto de 2011

Esta vez quien se confundía era él; no podía jugar con tantos sentimientos a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario