Seguidores

26 de septiembre de 2011

La resignación no es una opción.

¿Propósito? No hacerme mayor nunca si hacerse mayor significa aceptar lo inaceptable. Quejarme hasta que me duela la boca, renegarme cuando sea necesario, discutir, argumentar y convecer. No olvidar que los principios van antes que los finales y que la paz interior va antes que las zapatillas de marca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario