Seguidores

29 de abril de 2012

Si bendije el día en que tú llegaste, hoy me gasto la boca en pedirme perdón



Pero a veces, si no mira nadie, cerrando los ojos lanzo un beso al aire, y luego suspiro y despacio   imagino que allí donde quiera que estés amor mío, aterriza en tus labios y piensas un poco en mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario