Seguidores

26 de mayo de 2012

Completamente convencido de que puede ser testigo de un sueño vivido del que nunca se despierta;

Sentía cómo su mirada se clavaba en mí, cómo me dedicaba sonrisas, cómo me abrazaba, cómo me acariciaba... Mi mundo volvía a brillar, hasta que me dí cuenta de que todo era un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario