Seguidores

18 de junio de 2012

Me sentí como las lágrimas que se deslizaban por sus mejillas

Se tumbó en la cama y comenzó a llorar. Se le venía el mundo encima. Tenía mucha rabia contenida y lo que le pasó fue la gota que colmó el vaso. Que él le dijera adiós era algo que ella jamás hubiera esperado.  Tantas noches en vela pensando el los paseos que daban por la playa ya fuera verano o invierno, tantas promesas que hicieron, que desaparecieron junto al suave viento de la primavera. Tantas sonrisas y tantos enfados que acababan en abrazos. Jamás podría olvidar todo aquello que un día le hizo feliz y al mismo tiempo no podría guardar todo lo que sentía como un buen recuerdo, porque le dolía recordar cada momento junto a él. Pero todo se fue, esta vez sabía que era la definitiva. Y no fue capaz de devolverle el adiós, le dijo "hasta pronto" con la esperanza de que la vida volviera a cruzar sus caminos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario