Seguidores

30 de septiembre de 2012

16 de septiembre de 2012

Hitch.

- ¿Cómo pasa el gran amor?
+ Nadie lo sabe. Pero lo que puedo decirte es que sucede en un abrir y cerar de ojos.



Empieza cada día como si tu lo inventaras

Todo va bien, como la seda; y de pronto, estás bajo la lluvia viendo cómo se te destroza la vida.


No inventes, ni robes, ni engañes, ni bebas. Pero si has de inventar, inventa un mundo mejor. Si has de robar, procura robar un corazón. Si has de engañar, engaña a la muerte. Y si has de beber, bébete los momentos de felicidad inolvidables. 


11 de septiembre de 2012

↓ ↓ ↓




                                            ↑     ↑     ↑

¿Sabes? No pido nada más que estar entre tus brazos.

- Hola mi niña, ¿qué tal?
+ Hola, pues bueno, he tenido mejores días, ¿y tú?
- Yo estoy bien. ¿Qué te pasa?
+ Mira, posiblemente sea cosa mía, pero no sé lo que nos pasa.
- ¿A qué te refieres?
+ No sé, me dices cosas bonitas cuando estamos a solas, pero si tus amigos están delante, te noto distante, como si te avergonzaras de mi...
- No seas tonta, ¿cómo me voy a avergonzar de ti? Si ahora mismo, eres lo mejor que tengo.
+ Ahí está el problema, ahora mismo, en un par de semanas puede que lo mejor que tienes cambie de nombre, de personalidad y de físico, y te digo de verdad que una vez que me vaya, no pienso volver...
- No te reemplazaría ni por la mujer más bella del mundo, porque para mi ese puesto lo ocupas tú,  y quiero que sepas que cada vez que te tengo a mi lado me siento el hombre más afortunado del mundo, que te echo de menos a cada segundo que me faltas. Te quiero muchísimo mi princesa, nunca lo olvides.
+ Te quiero, cariño.


9 de septiembre de 2012

Dreams, dreams, dreams.

- Todos soñamos con algo. ¿Con qué sueñas tú?
+ Sueño con despertarme cada mañana con mi chico sonriéndome y 
tocándome el pelo, sueño con un mundo justo y tranquilo, 
donde las preocupaciones sean llegar tarde a algún sitio y no la violencia. 
Sueño con poder hacer sonreír a quien llora y poder viajar mucho.

4 de septiembre de 2012

Vuelve a por mí, para hacerme feliz.

A veces me siento algo inútil. Beso unos labios y al siguiente día no puedo prescindir de ellos. Pero ellos sí que pueden prescindir de mí. Insisto en que me necesiten, pero no lo hacen, los quiero pero no me pertenecen. Mataría por ser su dueña, pero no sé si realmente merecería la pena. Yo tan solo busco unos labios que se mueran por hacerse uno con los míos. Y cuando tengo la sensación de haberlos encontrado, me doy cuenta de que ya los he perdido, y posiblemente para siempre.