Seguidores

2 de noviembre de 2012

Curioso, ¿verdad?

Qué curioso es el destino. Quién me diría a mí que nuestros caminos se volverían a cruzar, quién me diría a mí que sentiría todo lo que te echaba de menos. Jamás hubiera pensado que algo así pasaría, supongo que tenía que pasar. Ahora, por desgracia, no puedo borrar mi sonrisa de idiota de la cara. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario