Seguidores

9 de noviembre de 2014

Te miro y se me van los ojos

Nada más mirarte me pierdo. Me pierdo en tus silencios, en tu mirada perdida, en tu sonrisa, en tus suspiros. Me pierdo escuchando tu voz. Te miro los labios. Los quiero. Solo para mí. Te quiero a ti, entero, con tus virtudes y defectos, con tus alegrías y penas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario